6 de noviembre de 2008

CAMINO: De esas peliculas que te dejan hecho polvo



Si, soy de emocionarme mucho, pero de llorar poco, con los dedos de una mano podria contar las veces que he llorado viendo cine, es tan extraño, dificil y una peli me tiene que tocar adentro de forma extraña y apasionante.

Camino lo ha hecho, como digo siempre, las mejores cosas son las que merecen menos palabras, porque son tan sobresalientes, tan vitales, tan necesarias, que solo por comprender eso, sirve.

Va mas alla de que se habla sobre la ilusion, la pasion, un ambiente, la dedicacion, la muerte, la conviccion, los deseos rotos y la redencion, todos ellos temas de esos que promulgamos respetables y que se reconvierten en pasajes bellisimos y poeticos, sobre todo la primera mitad de la cinta, que me ha recordado subitamente ese aire del norte, esas texturas, esas atmosferas
esa vida en la oscuridad, en brumas.

Es loable el retrato de la religion como juez y parte, como ejecutora y redentora, como el miedo, lo morbido y pecaminoso, el rollo del sacrificio y el dolor, la fe y el incuestionable engaño que supone cuandos de trata de hablar de cosas que van mas alla, de lo humano y su vinculo mentiroso con lo divino, que muchas veces importan mucho mas que las ideas de cada uno, una pelicula que ahonda y por momentos se arriesga en el terreno cinematografico...



Una escena DURISIMA



Me encantan este tipo de planos...


Va mas alla de actores insuperables como Elias o Camacho, (Mariano Venancio me ha recordado tanto tanto a mi padre, a mi infancia, tantos matices, aristas, tantisima calidad, INMENSO, fragil, contenido, como todos esos actores que me gustaran siempre. Si no le dan el goya por esta recreacion del padre poetico y amante de hacer peliculas, apaga y vamonos).

Frases y momentazos tan duros y epicos como el promulgado por ese padre que dice con furia
"¡¿agradecerle el que?!. Esos planos de perfil, la historia del teatro infantil, de la pasteleria Viena, de pequeñisimas historias mas grandes que el propio hilo principal, la evocacion, el ansia, la espera, Russian Red sonando...





Es increible esta peli, Javier Fesser por fin hace lo que realmente siempre ha querido y no habia conseguido, un narrador firme, emotivo, ilusionante, que nos deja a todos perplejos andando sobre el filo del manierismo y los temas delicados, un grande, y sobre todo, UNA PELI NECESARIA.

2 comentarios:

elopositor dijo...

¡Qué bella mi Manuela!

Tengo muchísimas ganas de verla, llevo ya tiempo queriendo hacerlo pero no tengo ni pa comer, Jon. Ni pa comer.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ya se ve que, después del fracaso en taquilla (la 7ª película de la semana pasada, y eso que no había muchas más), a Fesser le interesa crear polémica antes del fin de semana.

Cometí el error de ir a ver Camino, lo cual sólo me hizo pasar un mal rato con una película larga, lenta y sangrienta. Estoy de acuerdo con los críticos: el tema se aborda lentamente y la película resulta como una patada en el estómago. Tuve que irme al cabo de dos horas de película… y todavía le quedaba lo peor, según me han contado.

La película ya está en la red para descargar. Os recomiendo que os la bajéis y gastéis ese dinero en unas buenas copas, en lugar de pasar un mal rato en el cine.